camilo josé alcala imputado

La importancia del contratista en una obra pública

Más allá de todo procedimiento ingenieril que merezca estudio y cálculo previo, existe siempre una brecha legal y profesional donde deben fijarse responsabilidades a las partes involucradas, tomando en cuenta las competencias de cada quien y los intereses presentes.

En un sentido amplio de este ámbito, se tratan comúnmente dos protagonistas: el contratante y el contratista. En términos simples, el contratante viene siendo el cliente, quien solicita la ejecución de una obra cual sea, y el contratista, aquel que la lleva a cabo.

Diferencia entre contratante y contratista

A simple vista, pareciera que la diferencia fuera bastante clara, el contratante es quien paga para que se construya una obra y el contratista es aquel contratado que cobra por ejecutarla, pero al estudiar de lleno el asunto e incidir en problemas graves, es necesario conocer a detalle las diferencias.

Contratante

Es fundamentalmente el individuo o empresa el cual solicita y paga mediante concursos o contratos directos, la ejecución de obras civiles a otro individuo o empresa especializada en el área pertinente de la construcción.

  • Es quien conlleva directamente los costes de la obra.
  • Es aquel que tiene la última palabra al momento de hacer una modificación al diseño o a los períodos de ejecución de una obra.
  • Un contratante puede tener una o varias contratistas, dependiendo de las necesidades y servicios que este requiera.

Contratista

Consta de ser el individuo o empresa que por medio de un concurso o contrato, obtiene la facultad para llevar a cabo determinados procedimientos constructivos, sean construcciones, reparaciones, rehabilitaciones, remodelaciones, etc. Todo a cambio de un pago previamente acordado.

  • Aunque puede emitir opiniones y recomendaciones acerca del desarrollo del proyecto, no puede ejecutar cambios sin el consentimiento previo del contratante.
  • Debe actuar y trabajar dentro de los límites de los recursos que se le hayan asignado al comienzo de la obra.
  • Es quien tiene la responsabilidad penal en caso de que la obra presente algún componente o característica que no corresponda con las proyecciones iniciales, o que tenga algún desperfecto que atente contra la integridad de los usuarios de la obra.

Gestión de una obra pública

Desde la empresa dirigida por Camilo Alcalá y como muchos experimentados en el área de la construcción podrán concordar en que llevar a cabo obras de carácter público es totalmente distinto a trabajar con obras privadas: los fines son distintos, las condiciones diferentes e incluso la paga, varía considerablemente.

Empezando por el hecho de que muchas veces, las obras privadas, solamente benefician a un reducido grupo de usuarios o clientes, quienes procuran mantener su obra constantemente supervisada, dado que los recursos son limitados y los errores se corrigen con dinero de los contribuyentes.

Aunque en ocasiones no se sienta la presión económica de la misma forma en las obras públicas, existen numerosos factores que inciden en su acontecer, política, el entorno social, necesidades de la población, etc.

Los errores e irregularidades en obras de dominio público pueden tener mayores repercusiones legales, ya que se involucran recursos del Estado y repercuten a una mayor cantidad de personas durante su uso.

Diferencias básicas entre una obra pública y una obra privada

Para entender correctamente la importancia de una obra pública, se le debe diferenciar correctamente de una obra privada, cabe recalcar unas diferencias claves entre ambas:

Obra pública: son aquellas desarrolladas por el Estado, cuyo propósito es producir un beneficio a la sociedad y sus recursos provienen generalmente de fondos públicos.

Obra privada: son aquellas incentivadas por personas o empresas particulares, su propósito radica principalmente en beneficiar a ciertos clientes determinados, los recursos provienen del patrimonio de una o varias personas u organización.

Objetivos del contratista en una obra pública

Cuando un contratista acepta tomar el proyecto de una obra pública, conoce de antemano su responsabilidad para con la sociedad, debiendo desempeñarse con excelencia y eficiencia, para finalizar la obra en la menor cantidad de tiempo posible.

Así que deberá salvaguardar los intereses de la ciudadanía junto a los suyos, sabiendo que, al formar parte del conglomerado social, también saldrá beneficiado a corto y largo plazo.

También ha de llevar un control minucioso de cada uno de los recursos que utilice, y justificar su implementación, ya que las irregularidades en esta clase de obras son fuertemente penalizadas, tratándose de recursos del gobierno vigente.

Cuando los contratistas son deficientes

En obras públicas donde las empresas contratistas no cumplen con exactitud su trabajo, presentan retrasos, gastos excesivos, desperdicios, contaminación, lo que altera el normal proceder de las actividades en una ciudad o entre ellas.

Así que es lo usual, asignar esta clase de obras mediante concursos, donde se escojan las contratistas más competentes para ejecutar un proyecto cualquiera, para garantizar el mejor proceder de un proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .